El zoom óptico es una de las características más destacables del Motorola Edge. Con el zoom conseguimos acercar los objetos en nuestras fotos gracias a los sensores situados en la parte trasera de nuestro teléfono, consiguiendo así fotos más claras y con más detalle.

Nuestro Motorola Edge lleva integrado un sensor de 8 megapíxeles que nos proporciona un zoom óptico de 2x (f/2.2) con lo que, aunque mantengamos la distancia, conseguimos acercar la escena y focalizarla sobre un determinado plano. Lo que significa es que podemos aumentar dos veces la cercanía con el objeto sin perder detalle y sin perder ni un ápice de la calidad de la fotografía.

zoom óptico

Cómo usar zoom óptico en tu Motorola Edge

Usar el teleobjetivo de tu Motorola Edge no tiene ningún secreto. Gracias a la amplitud de su pantalla OLED y a las curvas de sus bordes, que hacen que utilizar está función sea realmente sencillo. Los bordes curvos juegan un gran papel en esta opción, ya que deslizando un solo dedo por ellos podemos ajustar la distancia a la que queremos hacer la foto. Para ello abre la aplicación de cámara de tu Motorola Edge, en la parte izquierda de la pantalla encuentras varias opciones, cada una se selecciona tocando en uno de los tres puntos que aparecen: estándar activado por defecto y que se encuentra en el punto del centro. Gran angular, que se activa en el punto de abajo y teleobjetivo que se encuentra disponible en el primero de los puntos. Busca el enfoque perfecto, apunta la cámara de tu móvil Motorola hacia el lugar donde quieras capturar la instantánea.

A continuación, desliza suavemente el dedo por el borde izquierdo de tu pantalla, de este modo deslizando hacia arriba o abajo acercas o alejas el zoom para enfocar. Si desplazas el dedo hacia arriba la distancia aumenta acercándonos y hacia abajo disminuye alejándonos del objetivo. De este modo conseguiremos fotos con más detalle y definición. Usar del zoom óptico nos permite mejorar considerablemente nuestras fotos al aire libre. Gracias a sus sensores nos proporcionan una nitidez y definición que hasta hora era imposible alcanzar. Este tipo de sensor combinado con el sensor principal de la cámara consigue otorgar a nuestras instantáneas una mayor profundidad. De esta forma se reduce la zona enfocada frente a nosotros con lo que se consigue que el fondo quede más alejado, consiguiendo así un mayor efecto bokeh aún más acentuado.